Avisar de contenido inadecuado

Carl Rogers y la pedagogia centrada en el alumno

{
}

5. Pedagogía Centrada en el Alumno

Por David Quispe

Te he preguntado quien eres………….

Una mujer estaba agonizando. De pronto, tuvo la sensación de que era llevada al cielo y presentada ante el Tribunal.

“¿Quién eres?” dijo una voz.

“Soy la mujer del alcalde” respondió ella.

“Te he preguntado quien eres, no con quien estas casada”.

“Soy la madre de cuatro hijo”.

“Te he preguntado quien eres, con cuantos hijos tienes”.

“Soy una maestra de escuela”.

“Te he preguntado quien eres, no cual es tu profesión”.

Y así sucesivamente, respondiera lo que respondiera, no parecía poder dar una respuesta satisfactoria a la pregunta “¿Quién eres?”

“Soy una cristiana”

“Te he preguntado quien eres, no cual es tu religión”.

“Soy una persona que iba todos los idas a la iglesia y ayudaba a los pobres y necesitados”

“Te he preguntado quien eres, no lo que hacías”

Evidentemente, no consiguió pasar el examen, por que fue enviada de nuevo a la tierra. Cuando se recupero de su enfermedad, tomo la determinación de averiguar quien era. Y todo fue diferente.

Tu obligación es ser. No ser un don nadie (por que ahí hay mucho de codicia y ambición) ni ser esto o lo de más allá (por que eso condiciona mucho) sino simplemente ser.

                                                                                                          A. de Mello

 

¿Quién eres?, ¿Quién soy? Son preguntas que nos hacemos día a día, en un mundo tan tecnologizado e industrializado como en el que vivimos, donde la competencia por el consumo y la masificacion, nos llevan hacia el desconocimiento de nosotros mismo y de nuestros semejantes. La alineación, la perdida de valores, con todos sus efectos colaterales negativos que tienden a destruir las bases mismas de una convivencia humana saludable.

La pedagogía centrada en el alumno, plantea la necesidad de crear las condiciones educativas que desarrollen en el educando el sentido de ser uno mismo.

5.1 El humanismo en la psicología contemporánea

¿Cuál es la característica que define la psicología humanista?

Es humanista por que destaca sobre todo, “…..aquellas experiencias humanas, que son únicas, tales como el amor, el odio, el temor, la esperanza,.la alegría, el humor, el afecto, la responsabilidad y el sentido de la vida….” (Papalia y Olds, 1990.10)

Son varios los psicólogos que han realizado investigaciones en la perspectiva del humanismo; entre los más conocidos tenemos a A. Maslow y Carl Rogers, en este apartado, nos abocaremos a las ideas de C. Rogers.

Rogers, parte de la filosofía de que “el hombre es un ser constructivo que tiende hacia su propio desarrollo y maduración”. En base a ella Rogers se ocupo de dilucidar los diferentes temas críticos que tiene planteado el hombre contemporáneo, tales como la verdad, la sociedad, la ética, la libertad, la vida, la muerte, Dios, el mundo. Decimos que son críticos por que afectan la intimidad de cada ser humano, amas aun, cuando los problemas sociales se hacen sentir cada vez con mayor peso. Cuyo origen, sin lugar a dudas, se encuentra en la perdida de valores morales espirituales, como consecuencia de una cultura tecnológica y consumista que se nos impone en la actualidad.

Vivimos en una cultura y una sociedad, donde el principio “cuanto tienes cuanto vales” parece haberse convertido en la regla de oro que condiciona las relaciones interpersonales. No se ve ni se aprecia al otro por lo que es como persona, sino “por cuanto tiene”; pero también la propia autoestima personal ha llegado a verse desde esta misma óptica, es decir “menos tengo menos valgo” y viceversa. Un fenómeno como este, inevitablemente lleva a la alineación: dejar de ser uno mismo, para mirarse con los ojos de los demás y medirse también con la medida de los demás.

Pero resulta imposible anular por completo la necesidad natural de ser uno mismo; esta sigue reclamando su lugar, ocultada, reprimida (o como quiera llamársela), sigue luchando por emerger, por un lado y de ocultarse por otro, esta situación produce lo que comúnmente se llama enfermedad psíquica.

Lo que hizo Rogers, es crear un método psicológico destinado a liberar aquella necesidad de ser si mismo, que late en cada una de las persona de tal manera que la persona pueda encontrarse consigo misma (condición esencial para el desarrollo).

Este método se conoce con el nombre de psicoterapia centrada en el cliente que, al decir de A. Campos, tiene por finalidad hacer “…..que el cliente se pueda encontrar consigo mismo y así pueda desarrollar sus capacidades inherentes y de este modo el terapeuta por un lado y la tendencia actualizante del individuo por otro, llevan a la persona total a su desarrollo integral” (1982).

A continuación describiremos grosso modo, como la persona llega a ser ella misma en el proceso de la terapia.

Según Rogers (1989), la persona (cliente), comienza a explorar y examinar sus propias experiencias, sus contradicciones y advierte que solo existe como respuesta a exigencias ajenas, y que parece no poseer un si mismo propio: descubre que trata de pensar, de sentir y comportarse de la manera en que los demás creen que debe hacerlo.

En otras palabras, la persona remueve la mascara, lo que trae emparejada una experiencia dolorosa ¡abandonar las actitudes y falsedades que antes ignoraba!

Cuando la persona lega a experimentar todas las emociones que surgen organismicamente, de manera consciente y abierta, entonces se experimenta a si misma: ha llegado a ser lo que es realmente, y no una fachada conformista con los demás, ni una negociación canica de todo sentimiento o  una apariencia de racionalismo intelectual. ¿Qué es lo que caracteriza a una persona que allegado a ser si misma?

La persona que allegado a ser si misma se caracteriza por los siguientes rasgos:

  • Es abierta a la experiencia, es decir, permeable a lo que existe en ese momento, en ella misma y en la realidad circundante.
  • Valora de manera realista su organismo, confía en ella; siente menor temor hacia sus propias reacciones emocionales.
  • Reconoce que en ella reside la facultad de elegir, y que la única pregunta importante es: ¿Estoy viviendo de una manera que satisface plenamente y que me expresa tal como soy?
  • Se siente más satisfecha de convertirse y de verse como un proceso que como un producto.
  • Aprende a vivir más intensamente lo que experimenta.
  • Se convierte en una personalidad mas fluida, en evolución, capaz de aprender más.

La concepción de la personalidad human y de su desarrollo elaborada por C. Rogers tiene un merito fundamental indiscutible: destacar el aspecto íntimo, subjetivo y personal, sus regularidades principales y las relaciones que lo caracterizan.

Reconoció el papel importante que desempeña el yo del sujeto que hasta ese momento, o bien se hallaba supeditado al dominio del inconsciente, como en el psicoanálisis, o bien como un elemento de aprendizaje.

Por otra parte, en la teoría de Rogers se demuestra la significación que tiene para el desarrollo de la personalidad del individuo un clima de aceptación y respeto por parte de la sociedad y de la persona o agentes sociales fundamentales. Destaca la necesidad que tiene el ser humano de una valoración positiva, de una aceptación de su persona para el normal desenvolvimiento de su actividad y para el desarrollo de su personalidad.

Desde el punto de vista ético, la concepción de Rogers es, una visión optimista de las posibilidades del ser humano, enfatiza sobre todo, la bondad inherente al hombre. Las desviaciones mentales que pueden surgir en el individuo son un resultado de fuerzas ambientales negativas que intervienen en el proceso de actualización siempre creador y revitalizador. Siendo consecuente con esta posición, Rogers dio mayor énfasis a la personalidad creadora, auto actualizadora que a la no creadora.

5.2 Su impacto en la pedagogía

Una concepción del hombre y de sus posibilidades de realización y perfección, no podía pasar desapercibida en la pedagogía. De hecho el mismo Rogers se refirió en términos elocuentes a las limitaciones de la pedagogía tradicional y perfilo las vías por las que la educación centrada en el alumno debía abrirse paso; al mismo tiempo, estructuro un cuerpo de concepto que constituye su modelo pedagógico.

En un mundo de rápidos cambios, la educación, ya no puede seguir siendo la transmisión de conocimientos, sino la facilitación del cambio y el aprendizaje. De ser estos los objetivos de la educación, el resultado será: una persona que ha aprendido como aprender a adaptarse y a cambiar, personas que se dieron cuenta de que solo el proceso de buscar el conocimiento es una base para la seguridad.

Si estos son los objetivos y los resultados que se esperan de la educación ¿Cuáles serian los medios que podrían facilitar este tipo de aprendizaje?

Aquí viene en primer plano la personalidad del educador (facilitador y que podemos concretarla en los siguientes elementos:

*        Autenticidad

El facilitador debe adoptar como actitud básica la autenticidad, la misma que hace posible el encuentro real, directo y personal con el alumno.

*        Aprecio, aceptación y confianza

Significa aceptar al alumno como persona independiente, con sus cualidades, con sus capacidades y limitaciones propias de un ser humano en proceso de crecimiento. Solo esta aceptación y confianza en el alumno puede crear un clima de aprendizaje, de cambio.

*        Compresión empatica

Describe la capacidad del facilitador de comprender desde adentro las reacciones del estudiante. Esta actitud no consiste en decir al estudiante “comprendo tus deficiencias”, sino que sea el mismo quien sienta que alguien le comprende.

Hay que advertir de paso que ser autentico, tener aprecio y confianza en el alumno, ser empatico, no se confunde con la indulgencia o conmiseración, puesto que estas actitudes, lejos de promover el cambio en la persona, refuerzan la dependencia, el sentimiento de inferioridad y de culpabilidad, haciendo que la persona sea fácilmente manipulable.

La educación debe liberar al educando de las presiones conformistas, de los sentimientos y formas estereotipadas de pensar que frenan el desarrollo.

Hacer que los educandos se expresen y fluyan libremente la originalidad y las capacidades creativas; lo que no seria posible sino a condición de que la escuela sea capaz de crear un clima de seguridad y libertad psicológicas.

El pensamiento humanista también se hace sentir en la administración educativa. Lo que no es casual, pues, ¿de que serviría que un profesor o grupo de profesores quieran facilitar el aprendizaje y crear un clima de libertad en sus clases, si la administración escolar impone un modelo contrario?.

Rogers, consciente de este potencial riesgo, en sus reflexiones sobre la administración educativa suscribe la teoría “Y” de Mc. Gregor y anota (1980):

  • Tanto los alumnos como profesores, tienden hacia el esfuerzo, hacia el crecimiento.
  • El director organiza los recursos institucionales, de manera que juntos puedan definir y alcanzar los objetivos.
  • La fuerza pujante de la institución son las motivaciones para evolucionar y aprender, inherentes a toda persona.
  • Para que esta fuerza motivacional fluya libremente, el director elimina los obstáculos como ser reglamentos rígidos y toda forma de manipulación humana.
  • Crea un ambiente para que todos sientan que su potencial y sus aportes son sinceramente valorados.
  • Todo el grupo, incluido el director, comparte la responsabilidad, la autoridad y la iniciativa.

Al mismo tiempo, se hace notar que el administrador debe ser claro y veraz al elegir una u otra opción administrativa y evitar ambigüedades. Lo que quiere decir, que si un director, por ejemplo, se identificara con un modelo autoritario, debe asumirlo abiertamente, el lugar de presumir una pseudos teoría “Y” o un modelo barnizado de democracia; estos últimos causan mayor daño psicológico a las personas y, por consiguiente a la vida institucional.

5.3 Perspectivas de la pedagogía centrada en el alumno

Será difícil subestimar las ideas rogerianas en una época en la que estamos experimentando una profunda perdida de valores morales. Tampoco podemos minimizar las repercusiones de este fenómeno en el ámbito educativo, particularmente en la escuela.

Tal como se supone, la escuela debe ser el lugar donde la joven generación cultive la autenticidad, la capacidad de empatia para una relación constructiva con los demás, la responsabilidad personal y social, la creatividad; sin embargo, se va convirtiendo poco a poco en el lugar de las mayores frustraciones y conflictos, no solo de los educandos, sino también de los maestros y de todos cuando conviven en ella.

En un contexto como este, las ideas rogerianas sobre la persona y la educación cobran gran actualidad. Nos proporciona, al mismo tiempo, una serie de pautas practicas para crear un clima de encuentros y desarrollo personal en la escuela, donde maestros y alumnos puedan interactuar, sin condicionamiento de roles. Un clima que promueva la expresión libre y espontánea de las emociones, la curiosidad y los intereses intelectuales.

BIBLIOGRAFIA

COLECTIVO DE AUTORES, Constructivismo, Abedul, Lima, 1999

COLECTIVO DE AUTORES, Tendencias pedagógicas contemporáneas, Edit. El Poira, Ibagué – Colombia, 1996

CARRETERO, Mario,                Constructivismo y educación, Edit. Aigue, Buenos Aires, 1993

ARNAL, Elvira y otros,               Haciendo la reforma, Edit. Santillana, Bolivia, 1996

COLECTIVO DE AUTORES,   Desarrollo de habilidades cognoscitivas I, Volumen II, Edit. CAVELIBRO, Venezuela, 1986

PHILLIPS, J.,                             Los orígenes del intelecto según Piaget, Edit. Fontanella, Barcelona, 1997

SAUNDERES, R. y                    Perspectivas Piagetianas en la educación infantil, Edit BINGHAM – Neuman,S.L.,     Morata Madrid, 1989

GORMAN, R.,                           Introducción a Piaget, una guia para maestros, Edit. Paidos, Buenos Aires, 1980

COLECTIVO DE AUTORES, El constructivismo en el aula, Edit. Graó, Barcelona, 1993

SWENSON, L.,                         Teorías del aprendizaje. Perspectivas tradicionales y desarrollos contemporáneos, Edit. Paidos, Buenos Aires, 1984

HOWARD, G.,                           La nueva ciencia de la mente. Cognición y desarrollo humano, Edit. Paidos, Buenos Aires, 1987

SMITH, Edward                         Enseñar a pensar. Aspectos de la aptitud intelectual, Edit. Paidos, Barcelona, 1985

NORMAN, Donal A.                  Perspectivas de la ciencia cognitiva. Cognición y desarrollo humano, Edit. Paidos, Barcelona, 1981

CARRETERO, M y                    Lectura de psicología del pensamiento, Edit. Alianza,

MADRUGA, J.,                          Madrid, 1985

VEGA, Manuel,                          Introducción a la psicología cognitiva, Edit. Alianza, Madrid, 1985

MOLL, Luis,                               Vigotsky y la educación, Edit. Aigue, Argentina, 1990

FILLOUX, J.C.,                         Observaciones sobre la evolución de las tendencias pedagógicas, en: E.L. Herbert y G. Ferry: pedagogía y psicología de los grupos, Edit. Nova Terra, Barcelona, 1969

GONZALES O.,                         Análisis crítico de la teoría de la personalidad de C. Rogers, en: Selección de lecturas de personalidad segunda parte, ENPES, La Habana, 1978

LE BON, D.,                              Ensayos de pedagogía no directiva, en: E.L. Herbert y G. Ferry: Pedagogía y psicología de los grupos, Edit. Nova Terra, Barcelona, 1969.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Carl Rogers y la pedagogia centrada en el alumno

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre